×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

España cuenta con unos niveles de desigualdad en la distribución de la renta más elevados de Europa.

Un factor muy importante es la elevada desigualdad salarial entre trabajadores: brecha entre hombres y mujeres, jóvenes y mayores, temporales e indefinidos, empleados públicos y del sector privado y, por último, entre jornada a tiempo parcial o a tiempo completo. Esta última brecha es quizá la más grande y quizá la más dolorosa. El 56,2% de los asalariados a tiempo parcial (hay 2,8 millones en España) se encuentra en la décila más pobre de los salarios, que supone ingresar 748 euros brutos al mes en doce pagas. La diferencia entre España y el resto de la zona euro es el elevado grado de involuntariedad, que en España alcanza el 56%, mientras que en Países Bajos se queda en el 7% pese a tener el empleo a tiempo parcial mucho más peso dentro del mercado laboral. Después de Grecia e Italia, España es el país con más trabajadores a tiempo parcial de forma involuntaria.