×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

En Europa habrá inflación,

pero será sobre todo consecuencia del efecto base, el auge de las materias primas y ciertos cambios impositivos. Sin embargo, se prevé que la subida del IPC se relaje en 2022. Tras varios años de baja inflación, parece que este 2021 podría ser un tanto diferente. Una serie de factores, muchos de ellos puntuales, pueden llevar a que los precios superen el objetivo marcado por los bancos centrales en el 2%. Este cambio de tendencia, que en principio parece temporal (al menos en Europa), se ha convertido en uno de los temas más repetidos en los círculos económicos y de inversión.