×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

En 2019 los ingresos tributarios se elevaron hasta los 212.808 millones de euros, un 2% más que en 2018

La situación económica en 2019 se caracterizó por la progresiva desaceleración de la actividad. Las bases imponibles de los principales impuestos reflejaron en 2019 la desaceleración del gasto y el dinamismo de las rentas procedentes de salarios y pensiones. El crecimiento en el conjunto del año fue del 4%, casi dos puntos menos que en 2018. En el año destacó, entre otros factores, el impacto de las medidas normativas y de gestión que supusieron una reducción de ingresos de cerca de 3.800 millones (casi el 70% por devoluciones extraordinarias al margen de la evolución de bases e impuestos). Sin este impacto los ingresos hubieran aumentado un 3,8%.