×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El TSJ del País Vasco ha fallado contra la demanda de impugnación de un ERE realizado en una empresa dedicada a la actividad de lavandería.

El sindicato demandante alegó que el ERE planteado se debía a una situación coyuntural, algo que no acepta el tribunal, que confirma en su resolución que "las cifras de pérdidas -de la empresa- son realmente notables y se vienen produciendo durante tres años consecutivos: 2018, 2019 y 2020. Podría sospecharse de una situación coyuntural si el periodo fuera más corto o estuviera vinculado en el tiempo con la crisis sanitaria; pero es evidente que mucho antes de esta última la empresa había entrado en pérdidas". El escrito añade que, coincidiendo con el inicio del ERE, la compañía perdió el contrato con el hospital que era su principal cliente. Por todos estos aspectos, el tribunal cree que ésta es "una causa económica grave y cronificada, carente de expectativas de mejora, que por sí sola justificaría el despido colectivo".