×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El PIB de España creció en el 3er trimestre del año un 0,7% respecto al trimestre anterior, tras seis trimestres consecutivos avanzando a tasas del 0,8% o superiores.

Según el dato provisional adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se trata de una décima menos que los precedentes y del 12º trimestre seguido en positivo. Aunque sea solo una décima, se aprecia el primer signo de ralentización siempre que el INE confirme estos cálculos el próximo 24 de noviembre. En términos anuales, la economía avanza un 3,2% frente al 3,4% que crecía el trimestre anterior. Por primera vez después de cuatro trimestres, se baja de un ritmo del 3,4% anual. Aún así, representa un crecimiento robusto que supera las expectativas creadas a comienzos de año, cuando todas las casas de análisis avisaban de que se avecinaba una ralentización. La actividad está mostrando más resistencia de lo esperado, a pesar de la falta de gobierno, o quizás precisamente por ello. Ahora mismo se antoja incluso difícil que el PIB cierre el año en el 2,9% que preveía el Gobierno en su última actualización elaborada hace apenas un par de meses.