×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El margen de beneficio de las empresas eléctricas cuando venden energía a los hogares es prácticamente nulo en España, según reflejan los datos de la Agencia para la Cooperación de los Reguladores de Energía (Acer).

De hecho, sólo está por encima de Letonia, Rumanía y Lituania, países en los que el precio minorista está por debajo del coste del suministro. Acer, la entidad que aglutina a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y sus homólogas en la UE, ha publicado su informe anual de supervisión de los mercados de electricidad y gas. Acer rechaza las tarifas, sobre todo si son negativas, porque son una barrera para la competencia y porque no dan señales de mercado, ni para las empresas, que no tienen estímulos para invertir, ni para los consumidores, que carecen de referencias para adoptar hábitos eficientes de consumo.