×

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

El BCE quiere lanzar una plataforma que ponga fin a la fragmentación en la venta de deuda en los países de la UE.

La herramienta automatizaría un proceso que ahora es casi 100% manual, en el que los bancos colocadores ponen en contacto a los emisores –países, empresas y bancos– con los inversores para casar la oferta y la demanda. El modelo propuesto es similar al empleado en EE UU, Japón y China. La deuda seguiría cotizando en los mercados secundarios, como los españoles AIAF o MARF. La plataforma, denominada EDDI (European Distribution of Debt Instruments), pretende crear un “canal paneuropeo, neutral y armonizado para la emisión y distribución inicial de valores”.